A la mitad de la meta Ap2018

El día de ayer nos tocó ver en vivo (por señal de internet) el juego de los Rayados de Monterrey contra los Lobos de la BUAP. Pobres Lobos, entre el aullido terrible con el que el sonido local intenta apoyarlos y los silbidos con los que su poco público abuchea a “Maza” Rodríguez, se han de sentir jugando más cómodos fuera de casa.

Me declaro una vez más ferviente apoyador de Luis Guillermo Madrigal. La razón es simple: no es mejor ni peor que muchos de los centro-delanteros que han traído de Sudamérica, y que han resultado un fiasco, pero este muchacho es regiomontano y extraído de fuerzas básicas de mi club. Fue expatriado durante tres largos años, recorrió las canchas de la liga de ascenso hasta lograr ser campeón goleador y campeón de esa liga con los Alebrijes de Oaxaca. Me gusta que esté jugando de titular, pero me molesta que los narradores lo estén reventando todo el juego. Ojalá su suerte cambie pronto y demuestre lo que espero, porque hasta ahora le ha faltado.

Este equipo Lobos es un caso de estudio. Con la mayor parte de sus jugadores pertenecientes de otras organizaciones, juegan prestados en ese equipo. El año pasado tuvo varios muy buenos jugadores cedidos por los equipos regiomontanos (los dos Quiñones, Luis y Julián, Pedro Aquino, Luis Advíncula, etc) perdió la categoría por razones que aun no entiendo. No era tan malo, pero la cosecha de puntos en la clausura 2018 fue muy pobre. Le costó el puesto a su técnico, el mismo que los hizo subir a primera división cuando ni siquiera lo soñaban.

Escribo esto al minuto 40 del primer tiempo. El equipo visitante se ve superior y domina a plenitud al pobre (literal) Lobos, mientras los espantosos aullidos siguen en el sonido local. Con razón tienen las peores taquillas del futbol mexicano. Estoy seguro que en todos sus juegos de local de esta temporada (los 8 juegos que jugarán de local) sumarán si acaso poco más que los asistentes que tuvo Rayados el sábado pasado.

Rodolfo Pizarro quebrando cintura, se ve con nivel de crack frente a este equipo. Hasta Basanta se ha dado el lujo de burlar uno y otro rivales. Al medio tiempo Rayados tiene 5 remates a gol (uno a portería, el gol) por solo 2 de Lobos (ninguno a gol).

Al minuto 10 del segundo tiempo el juego cae de ritmo. Monterrey de nuevo se arropa en sus primeros 40 metros y su futbol es poco lucidor. Los contrataques no son tan efectivos como los manejaban en la época de Antonio Mohamed, principalmente porque no está presente Funes Mori y porque se orquestan con menor velocidad y mayor manejo de balón. Rayados falla varias opciones de gol en el segundo tiempo, frente a un portero (Antonio Rodríguez) de Lobos que se erige como figura del partido.

Los de la BUAP alcanzan a empatar a Monterrey al minuto 71 con gol de Colin Kazim-Richards (veterano jugador de 31 años nacido en Inglaterra, de padre antiguano y madre turcochipriota, trotamundos, triple nacionalidad incluyendo la brasileña, jugó por Turquía las Eurocopa de 2008), en una de las pocas distracciones de la defensa. Al final, un triunfo sobre la hora con gol de cabeza de Nico Sánchez en tiro de esquina de Urretavizcaya, pone justicia al marcador con un 2-1 que me sigue pareciendo corto.

Con esto, Rayados consigue su quinto triunfo (3 de visita, 2 de local) y con 15 puntos, me atrevo a decir que en la tercera parte de la temporada logra el 50% de los puntos que cualquier equipo puede tener como meta en un torneo corto. Claro, siempre habrá lobos que, como corderos, solo aspiran a 18 puntos para no descender.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s