Echarse atrás

El equipo de Monterrey comandado por Victor Manuel Vucetich tenía varias grandes virtudes. Una de ellas era el despliegue ofensivo pero otro era la capacidad para ceder más del 60% del terreno sin meterse en riesgo de aceptar un gol. Lo hizo muchas veces, y aunque a mí en lo personal me alteraba los nervios, la defensa que empezaba con Lucho, Zavala  y Ayoví, era muy confiable y mantenía el cerco lo suficientemente seguro para asegurar partidos.

El Monterrey de Diego Alonso intenta en lapsos de tiempo hacer real esta estrategia, pero no es lo mismo con una media cancha con dos chamacos (Jonathan González de 19 años y con 47 partidos jugados, más Eric Cantú, también de 19 años pero con solo 5 participaciones en liga y copa, no aparece en la lista del primer equipo que el club publica en http://www.rayados.com/plantel/lista)  que aquella cintura del equipo de Vucetich. Aunque no han recibido muchos goles, la defensa se siente más vulnerable y el ataque menos poderoso.

Falta menos para lograr un estado ideal de lo que busca Diego Alonso. Ya veremos hasta dónde les alcanza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s